ORACIÓN DE ACCIÓN DE GRACIAS EN LA RESURRECCIÓN DE JESUCRISTO

Oración de acción de gracias en la resurrección de Jesucristo

Has gritado, con tu escandalosa muerte,
en medio de tanto ruido y, tu final,
ha podido más que la misma muerte
¡GRACIAS, SEÑOR! ¡ALELUYA!

Has muerto, pero al morir,
nos has enseñado a mirar hacia el Padre
a cumplir la voluntad de Dios y no la nuestra
a buscar el bien de los demás  y no el propio
¡HAS RESUCITADO, SEÑOR!



Se ha cumplido lo anunciado por los profetas
hemos pasado de la tiniebla a la luz
del pecado a la gracia
de la falsedad a la gran Verdad
de la tierra al mismo cielo
de los interrogantes a tu VIDA como respuesta
¡HAS RESUCITADO, SEÑOR!

Lo eterno, en esta noche santa y divina,
se impone a lo efímero
El sepulcro se convierte en simple y vago recuerdo
la losa de la muerte se fragmenta en mil pedazos
y tú, Cristo, sales caminando y victorioso
¡HAS RESUCITADO, SEÑOR!

En esta noche, oh Señor, no existe ya el fracaso
ya no  observaremos con temor al último día
ni, mucho menos, teñiremos de negro
los suelos por los que nuestros pies avanzan
¡HAS RESUCITADO, SEÑOR!


Has resucitado, y con tu resurrección,
nos das alas para soñar  y volar en el cielo eterno
para combatir dudas y soledades
Nos das ojos grandes para ver el mañana
frente al hoy que se nos impone
Colocas nuestros pies en el camino de la fe
para esperar ante la desesperanza
para gozar con la gloria que nos aguarda
para no alejarnos de ese surco que Dios
traza entre esta tierra y el cielo en el que habita
¡HAS RESUCITADO, SEÑOR!

Y, porque has resucitado, te damos las gracias
Contigo, seremos invencibles
Contigo, llamados a la vida
Contigo, empujados al Padre
Contigo, sin temor ni temblor, hasta el final
Movidos por la fe, con la fe y en la fe

¡HAS RESUCITADO, SEÑOR..Y NOS BASTA!


Por Javier Leoz


EL VALOR DE LAS COSAS, DE LAS PERSONAS Y DE LA VIDA.


¿Qué le da valor a las cosas?


Es la gente la que le da valor a las cosas, y no las cosas las que le dan valor a la gente.

¿De que serviría un hogar si nos pudiéramos compartir juntos, con esposa/o e hijos?
Son ellos los que te dan vida y valor a una casa ¿verdad? Usted y yo haremos bien en comprender que dentro de cien años o más no tendrá la menor importancia el monto actual de nuestra cuenta bancaria, ni qué clase de automóvil conducimos hoy en día, ni siquiera lo importante que podemos ser.


Pero el mundo probablemente será muy distinto sí influimos para bien en la vida de quienes tenemos a lado.

Esto es un ejemplo en lo que podríamos influir:

Más que el valor sentimental, procura a la persona que te lo dio: Aquel enorme regalo que en algún momento te regaló la tía X o abuela pero que no combina en nada con tu casa y tú lo quieres conservar porque según tú tiene un valor sentimental, lo guardas en lo más profundo de tu armario y existe ahí por el resto de la eternidad es un hecho que realmente lo conservas porque “tienes qué”.

Es más valioso honrar a la persona, en vida visitarla, demostrarle tu interés y ser más afectuoso y ser afectuoso con ella que tratar de recordarle cada vez que haces limpieza y vuelves a guardarlo que en su momento te regalo.


Eso me parece que tiene mucho más valor. Compartir más momento con amigos o la persona que tienes a lado tuyo. Esa es mi opinión. ¿ y usted qué opina?


“El valor de las cosas no está en el tiempo que duran sino en la intensidad con que suceden. Por eso existen momentos inolvidables, cosas inexplicables y personas incomparables.”





EVANGELIO 1er Domingo de Cuaresma, 5 de Marzo 2017. - Jesús es Tentado en el Desierto.

Lecturas del Domingo 1º de Cuaresma - Ciclo A
Domingo, 5 de marzo de 2017

PRIMERA LECTURA
Lectura del libro del Génesis (2,7-9;3,1-7):

EL Señor Dios modeló al hombre del polvo del suelo e insufló en su nariz aliento de vida; y el hombre se convirtió en ser vivo.
Luego el Señor Dios plantó un jardín en Edén, hacia oriente, y colocó en él al hombre que había modelado.
El Señor Dios hizo brotar del suelo toda clase de árboles hermosos para la vista y buenos para comer; además, el árbol de la vida en mitad del jardín, y el árbol del conocimiento del bien y el mal.
La serpiente era más astuta que las demás bestias del campo que el Señor había hecho. Y dijo a la mujer:
«¿Conque Dios os ha dicho que no comáis de ningún árbol del jardín?».
La mujer contestó a la serpiente:
«Podemos comer los frutos de los árboles del jardín; pero del fruto del árbol que está en mitad del jardín nos ha dicho Dios:
“No comáis de él ni lo toquéis, de lo contrario moriréis”».
La serpiente replicó a la mujer:
«No, no moriréis; es que Dios sabe que el día en que comáis de él, se os abrirán los ojos, y seréis como Dios en el conocimiento del bien y el mal».
Entonces la mujer se dio cuenta de que el árbol era bueno de comer, atrayente a los ojos y deseable para lograr inteligencia; así que tomó de su fruto y comió. Luego se lo dio a su marido, que también comió.
Se les abrieron los ojos a los dos y descubrieron que estaban desnudos; y entrelazaron hojas de higuera y se las ciñeron.



Palabra de Dios

Salmo
Sal 50,3-4.5-6a.12-13.14.17

R/. Misericordia, Señor: hemos pecado

V/. Misericordia, Dios mío, por tu bondad,
por tu inmensa compasión borra mi culpa;
lava del todo mi delito,
limpia mi pecado. R/.

V/. Pues yo reconozco mi culpa,
tengo siempre presente mi pecado.
Contra ti, contra ti solo pequé,
cometí la maldad que aborreces. R/.

V/. Oh, Dios, crea en mi un corazón puro,
renuévame por dentro con espíritu firme.
No me arrojes lejos de tu rostro,
no me quites tu santo espíritu. R/.

V/. Devuélveme la alegría de tu salvación,
afiánzame con espíritu generoso.
Señor, me abrirás los labios,
y mi boca proclamará tu alabanza. R/.



SEGUNDA LECTURA
Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Romanos (5,12-19):

HERMANOS:
Lo mismo que por un hombre entró el pecado en el mundo, y por el pecado la muerte, y así la muerte se propagó a todos los hombres, porque todos pecaron...
Pues, hasta que llegó la ley había pecado en el mundo, pero el pecado no se imputaba porque no había ley. Pese a todo, la muerte reinó desde Adán hasta Moisés, incluso sobre los que no habían pecado con una transgresión como la de Adán, que era figura del que tenía que venir.
Sin embargo, no hay proporción entre el delito y el don: si por el delito de uno solo murieron todos, con mayor razón la gracia de Dios y el don otorgado en virtud de un hombre, Jesucristo, se han desbordado sobre todos.
Y tampoco hay proporción entre la gracia y el pecado de uno:
pues el juicio, a partir de uno, acabó en condena, mientras que la gracia, a partir de muchos pecados, acabó en justicia.
Si por el delito de uno solo la muerte inauguró su reinado a través de uno solo, con cuánta más razón los que reciben a raudales el don gratuito de la justificación reinarán en la vida gracias a uno solo, Jesucristo.
En resumen, lo mismo que por un solo delito resultó condena para todos, así también por un acto de justicia resultó justificación y vida para todos.
Pues, así como por la desobediencia de un solo hombre, todos fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia de uno solo, todos serán constituidos justos.


Palabra de Dios

EVANGELIO
Lectura del santo evangelio según san Mateo (4,1-11):

En aquel tiempo, Jesús fue llevado al desierto por el Espíritu para ser tentado por el diablo. Y después de ayunar cuarenta días con sus cuarenta noches, al fin sintió hambre.
El tentador se le acercó y le dijo:
«Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en panes».
Pero él le contestó:
«Está escrito: “No solo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios”».
Entonces el diablo lo llevó a la ciudad santa, lo puso en el alero del templo y le dijo:
«Si eres Hijo de Dios, tírate abajo, porque está escrito: “Ha dado órdenes a sus ángeles acerca de ti y te sostendrán en sus manos, para que tu pie no tropiece con las piedras”».
Jesús le dijo:
«También está escrito: “No tentarás al Señor, tu Dios”».
De nuevo el diablo lo llevó a un monte altísimo y le mostró los
reinos del mundo y su gloria, y le dijo:
«Todo esto te daré, si te postras y me adoras».
Entonces le dijo Jesús:
«Vete, Satanás, porque está escrito: “Al Señor, tu Dios, adorarás y a él solo darás culto”».

Entonces lo dejó el diablo, y he aquí que se acercaron los ángeles y lo servían.

Palabra del Señor


ORACIÓN AL ARCÁNGEL CHAMUEL MUY PODEROSA.

ORACIÓN AL ARCÁNGEL CHAMUEL MUY PODEROSA.

Esta oración es para casos desesperados, donde se necesita la verdad, 
cuando una chispa Divina Milagrosa es necesaria, situaciones de conflicto,
 resoluciones de justicia.

Amado Creador de Todo lo Que Es, pido la amorosa energía del Arcángel 
Chamuel para mi mayor y más alto beneficio y dentro de Tu voluntad.

Arcángel Chamuel, ¡llamo tu dulce presencia y me contento en ti!



Te pido que desarrolles en mí la fuerza infinita de mi corazón 
para amar y para permitir el amor y la armonía en mi vida.

Aumenta la alegría, la buena comunicación y el amor en todas 
mis relaciones, desde las más pequeñas, hasta las más importantes.

Acógeme en tus alas divinas y ayúdame a abrirme al amor y a resolver 
estas situaciones conflictivas: (nombre aquí cualquier conflicto que tenga con los demás).


Que mis pensamientos, mis acciones y mis palabras reflejen la generosidad
 de corazón, la compasión y el respeto por los demás y por mí mismo.

Sean todos mis sueños, mis proyectos, mis relaciones y mi existir 
encendidos desde la llama sagrada del amor.

Que mi luz y mi amor viajen y se expandan por donde quiera que yo vaya.


Gracias, gracias, gracias.

Amén




HERMOSA ORACIÓN A DIOS PADRE - COMPÁRTELA.

ORACIÓN A DIOS PADRE

Padre mío, te doy las gracias.
Tú no me das una piedra cuando te pido pan.
Jamás lo harías porque eres un padre amoroso.
Padre mío, te doy las gracias porque tienes
contados todos los cabellos de mi cabeza,
de manera que hasta las cosas más pequeñas
pasan por tus manos y han de bendecirme y hacerme bien.



Padre mío, te doy las gracias porque soy tu hijo, y por eso
ningún bien puede faltarme.
Padre mío, te doy las gracias porque eres el Padre misericordioso
y el Dios de todo consuelo. Tu corazón me abre las puertas
cuando estoy en necesidad. Padre mío, te doy las gracias
porque tu corrección no es más de lo que puedo soportar.
Padre mío, te doy las gracias porque tu sabes lo que es bueno,
saludable y beneficioso para mi, por eso se que la forma en que me guías

siempre es la mejor para mi.

Padre mío, te doy las gracias porque escuchas cada petición de tus hijos
y ninguna de sus oraciones son desoidas.

Padre mío, te doy las gracias por ser el mejor de los padres,
compasivo, clemente y lleno de bondad y paciencia con tu hijo.

Padre mío, te doy las gracias porque nada puede sucederme,
excepto lo que tu permitas, porque todo viene de ti
y lo usarás para mi bendición.


Padre mío, te doy las gracias por alegrarte de hacer el bien a tus hijos.
muchas gracias porque puedo contar contigo en todas mis necesidades.

Padre mío
¿Quién me ama como Tú?
¿Quién me cuida como Tú?
¿Quién me guía por el camino correcto como ?Tú
¿Quién me sobrelleva con la misma paciencia que Tú?
¡Nadie en la tierra,
ni ahora ni en la eternidad!

Amén


ORACIÓN AL SANTO ÁNGEL DE LA GUARDA PARA DEFENSA Y PROTECCIÓN.

ORACIÓN AL SANTO ÁNGEL DE LA GUARDA PARA DEFENSA Y PROTECCIÓN.

Santo Ángel Custodio,
tú que fuiste enviado por la Divina misericordia de Dios
para ser mi especial guardián y protector,
para guiarme, defenderme y aconsejarme
durante toda mi vida en la tierra,
tú que has sido mi luz en la oscuridad
y consuelo en la desesperación,
tú que has sido mi fiel compañero
y sabes lo que en este momento estoy sufriendo,
tiéndeme una vez más tu mano amiga.



Mi Ángel guardián querido,
hoy acudo a ti con toda confianza
para solicitar tú amparo y ayuda,
para que con tu escudo poderoso detengas
los ataque de todo aquel que me quiera dañar,
para que me guardes de todo mal:
defiéndeme de mis enemigos visibles e invisibles,
de difamaciones, murmuraciones y malas lenguas
presérvame de malos ojos, egoísmos y envidias,
no permitas que me ataquen con hechizos y brujerías,
líbrame de celos, violencia y humillación,
y muy especialmente auxíliame en:


(hacer la petición)

Santo Ángel de la Guarda
vélame mientras estoy dormido,
oriéntame cuando estoy despierto,
defiende mi alma, mente y cuerpo,
protégeme en toda ocasión y momento
de los ataques y envites del enemigo,
se mi refugio en la adversidad,
mi consuelo en el dolor
mi refugio en la soledad;
ilumina mi entendimiento,
gobierna mis sentimientos
para que jamás ofenda a Dios nuestro Padre
y sobre todo,
ayúdame con tu luz y tus consejos,
con tus santas inspiraciones,
para que siendo fiel a ellas
progrese en la bondad y el amor hacia los demás
y así pueda gozar de tu compañía en el Cielo

Amén.

Rezar con mucha fe y devoción, el Credo,
tres Padrenuestros, tres Avemarías y tres Glorias.


Oración de los padres por los hijos

Oración de los padres por los hijos

Señor, Padre todopoderoso,
te damos gracias por habernos dado estos hijos.

Es una alegría para nosotros,
y las preocupaciones,
temores y fatigas
que nos cuestan,
las aceptamos con serenidad.



Ayúdanos a amarlos sinceramente.
A través nuestro has hecho surgir vida;
desde toda la eternidad
tú los conocías y amabas.
Danos sabiduría para guiarlos
paciencia para instruirlos
vigilancia para
acostumbrarlos al bien
mediante nuestro ejemplo.

Fortaleces nuestro amor
para corregirlos
y hacerlos más buenos.

Es tan difícil a veces comprenderlos
ser como ellos nos desean, ayudarlos a hacer su camino.


Enséñanos tú Padre
bueno por los méritos de Jesús

tu Hijo y Señor nuestro. 

Amén